AlimentaciónEstilo de VidaMundo Orgánicos

Comer orgánico.

Actualmente las personas se interesan más y más en llevar una vida saludable, lo cual incluye no estresarse, hacer ejercicio físico, dormir lo suficiente y comer orgánico.

A pesar de que parece una formula sencilla, las rutinas diarias del mundo moderno ponen cuesta arriba el llevar a cabo estos hábitos, sobretodo el de comer saludable pues cada vez es más difícil encontrar y preparar alimentos orgánicos de calidad.

Qué es la comida orgánica.

Si usted recorre el centro comercial buscando que comer, puede notar que las mayoría de los productos vienen en cajas, en bolsas, en polvo, congelados para meter en los microondas, listos para calentar, y qué significado tiene todo eso, tan sencillo como que usted y yo cada vez comemos menos comida orgánica.

La comida orgánica esta formaba de alimentos naturales que no tienen aditivos químicos y que fueron producidos de modo totalmente natural, es más típico encontrar comida orgánica en mercados de pequeños productores.

Las mejores razones por las cuales preferir comer orgánico.

Son alimentos de Producción 100% Natural.

Comer orgánico implica alimentarse de comida que fue producida de modo natural, sin uso de plaguicidas, o abonos químicos.

Tienen un perfil Genético normal.

También deben excluirse de la lista de la comida orgánica los alimentos genéticamente modificados, es decir, alimentos cuyas semillas fueron manipuladas por ingenieros genetistas con el fin de obtener productos más grandes y más resistentes, lo cual lo obtienen al incluir características genéticas de otras especies.

Estos alimentos genéticamente modificados tienen la ventaja de que obtienen alimentos más grandes y en menos tiempo del requerido.

Por otro lado, la masificación de la producción de organismos genéticamente modificados se traduce en una sobre explotación de los suelos, así como en la perdida de la biodiversidad ya que las razas modificadas van menguando a las especies naturales.

No tienen aditivos químicos ni conservantes.

Los aditivos químicos y conservantes son sustancias que les colocan a los alimentos con la finalidad de que perduren en el mercado el tiempo necesario hasta que consumidor lo compre.

En la antigüedad los alimentos se conservaban gracias a técnicas naturales de conservación tales como el uso de vinagretas, la salación, las conservas dulces, ahumar la comida, e incluso la pasteurización y el sellado al vacío.

Sin embargo, estas técnicas no satisfacen las necesidades del mercado por lo que han sido sustituidas por los aditivos químicos que van en detrimento de la salud de los consumidores y desmejoran considerablemente la calidad de los alimentos.

Presentan un vivo e inigualable sabor.

Una especial particularidad de los alimentos orgánicos es que tienen un vivido sabor, que los diferencian totalmente de los alimentos que son conservados. Este sabor, es tan particular y peculiar que ninguna fruta, verdura, hortaliza o vegetal se le iguala y es el toque especial que le da el campo, y la naturalidad, que también es perceptible en el color y el olor.

Por qué es importante comer orgánico.

Mejora la salud.

Indudablemente, comer orgánico inmediatamente se traduce en una mejora a la calidad de vida del comensal. Cuando disminuimos los alimentos no orgánicos y los sustituimos por un mayor consumo de frutas, verduras, vegetales y carnes frescas, se evidencia en el funcionamiento de todo nuestro organismo.

Entre los beneficios de Comer orgánico se enumeran: fortalecimiento del sistema inmunológico, mejora en el proceso de digestión y excreción, energiza el cuerpo, eliminación de grasas, mejoras desde el punto de vista cardiovascular y control en los niveles sanguíneos de triglicéridos, colesterol y azúcar en la sangre.

Mejora el estado anímico.

Cuando usted de verdad se dispone a comer orgánico y comienza a hacerlo notará que gradualmente comienza a tener más vitalidad y mejor ánimo, la razón es sencilla, su cuerpo está obteniendo una nueva fuente de nutrientes que le permiten a cada una de sus células realizar de modo más óptimo sus funciones, lo que se traduce en menor fatiga, mayor ánimo y por su puesto una mejor voluntad.

Por allí se ha oído que mente sana cuerpo sano, pero es mejor aún, si mantenemos nuestro cuerpo sano, descansado, sobre todo bien alimentado, podremos elevar exponencialmente nuestra calidad de vida, psicológica, espiritual e incluso moralmente.

Contribuye con el planeta.

El preferir alimentos orgánicos va más allá de la salud personal, y es que es todo un reto de salud pública y de conservación del planeta, ya que estos alimentos son producidos de forma tradicional.

Además de ello contribuimos con el mercado de los pequeños productores quienes tristemente se ven opacados por las grandes trasnacionales del mercado de alimentos.

El Reto de Comer Orgánico.

Posiblemente usted ha vivido toda una vida comiendo orgánico, alimentándose adecuadamente, descansando lo suficiente y haciendo ejercicios, pero si lo que quiere es dar una vuelta en el camino y recomenzar una vida más sana queremos felicitarlo y animarlo en este nuevo reto que se ha dispuesto.

Comer orgánico va más allá de solo adquirir los alimentos correctos, también incluye saber cómo preparar sus comidas para agudizar y aprovechar sus sabores intensos y naturales y además para activar los principios medicinales y reconstituyentes propios de los alimentos.

Por otro lado, es importante saber cuáles son las especias adecuadas con las cuales puedes combinar tus alimentos y también cómo combinarlos de modo que los puedas aprovechar al máximo, y cómo conviene mejor prepararlos, bien sea asados a la plancha, horneados, hervidos, salteados, en salsa, entre otros.

Del mismo modo, debemos prestar atención a que bebidas, batidos té, o infusiones son las más recomendadas para hacer de nuestra dieta orgánica la más adecuada, nutritiva y que se amolde totalmente a nuestro modo particular de vida, pues solo de esa manera aprovecharemos exponencialmente la inversión que realizamos en garantizar que nuestra alimentación sea totalmente óptima.

Hábitos orgánicos que cambian el mundo.

Por último, y no por eso menos importante, es necesario darles un tratamiento especial a los residuos orgánicos, y de ese modo, ser integral desde el punto de vista conservacionista.

Por lo tanto, hay que destacar que los residuos de los alimentos orgánicos son la materia prima más eficaz al momento de preparar la composta o simplemente para nutrir nuestras plantas, por lo tanto, es recomendable separarlos al momento de ir desechando cáscaras, conchas, piel de verduras, y otros residuos e ir juntándolos con tierra y esperar que la tierra este nutrida con ellos para utilizarla.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar